AndulaciónPatologíasSueñoLos trastornos del sueño y la fibromialgia

10/12/2021por iXalud0

Dedicamos una tercera parte de nuestras vidas durmiendo, algo que sin duda indica la importancia de dormir y descansar bien para nuestro organismo. El 90% de aquellos que padecen fibromialgia sufre algún trastorno de sueño y por este motivo algunos investigadores relacionan que estos problemas de sueño no sean un síntoma de la fibromialgia sino un factor desencadenante. Desde iXalud queremos comentar la relación entre estás dos afecciones para plantear una nueva perspectiva. 

Fibromialgia y trastornos de sueño 

La fibromialgia es una enfermedad crónica, de origen desconocido que se caracteriza por un dolor generalizado e hiperalgesia, suele afectar más al sexo femenino, y además puede estar acompañada en algunos casos con elevados niveles de estrés, trastornos del sueño y fatiga crónica. Los problemas de sueño ya sean por falta, exceso o mala calidad se ha demostrado que están estrechamente relacionados con ciertos dolores inespecíficos que acaban ocasionando disminución del sueño o que el dolor nos despierte durante las horas de descanso y aquí empieza un círculo repetitivo donde el dolor produce una disminución del sueño que a su vez nos llevará a más dolor, es decir cuanto peor el la calidad de sueño mayor empeoramiento existe en los síntomas como el dolor, fatiga, problemas cognitivos y anímicos. 

Existen estudios donde se ha demostrado que una mala calidad de sueño se relaciona con un déficit en la producción de la hormona del crecimiento que a su vez está directamente implicada con el deterioro muscular y la disminución de ciertas substancias del organismo como la serotonina y la melatonina. 

Sueño y calidad de sueño 

El sueño es un estado fisiológico de reposo profundo que permite que el organismo se relaje y repare, es esencial para una estabilidad física y mental. Un descanso y sueño adecuados por lo tanto son tan importantes para la salud como una buena nutrición o ejercicio adecuado. La cantidad y la calidad del sueño son factores que pueden estar estrechamente relacionados con una alteración en la función cognitiva, psicológica, inmunológica y/o metabólica. Una mala calidad del sueño, puede llevar a trastornos del sueño, y tener como consecuencia diversas enfermedades y afectar a diversos sistemas. 

El proceso del sueño se regula gracias a determinados neurotransmisores y se modifica con la edad. Mientras dormimos además se repiten varios ciclos de sueño que constan de 5 fases cada uno de ellos, la última, es la llamada fase REM, durante la cual aumenta la actividad cerebral, se producen movimientos rápidos en los ojos, se paralizan los músculos, aumenta la tensión y las frecuencias cardíaca y respiratoria. Es en esta fase en la cuál se restauran las capacidades cognitivas y se inician los mecanismos de reparación física. En las 4 fases restantes, previas a la fase REM, la mayoría de funciones fisiológicas se reducen y aparecen movimientos corporales involuntarios. 

FASES SUEÑO

Las distintas fases del sueño lo ayudan a: 

  • Sentirse descansado y con energía al día siguiente 
  • Aprender información, hacer reflexiones y formar recuerdos 
  • Descansar el corazón y el sistema vascular 
  • Liberar más hormona del crecimiento, que ayuda a los niños a crecer. También aumenta la masa muscular y la reparación de células y tejidos en niños y adultos 
  • Liberar hormonas sexuales, que contribuyen a la pubertad y la fertilidad 
  • Evitar enfermarse o a mejorarse cuando está enfermo, creando más citoquinas (hormonas que ayudan al sistema inmunitario a combatir varias infecciones) 

En definitiva, el sueño es un indicador de salud y la calidad del sueño no se refiere únicamente a dormir bien durante la noche sino también a un correcto funcionamiento diurno, que tengamos capacidad de atención para llevar a cabo las tareas del día, estar más irritados, capacidad de reacción disminuida. Para valorar la calidad del sueño existen diversas escalas de medición en función del grupo de edad al que se pertenece. La gran mayoría de las escalas de medición del sueño tienen por objeto evaluar las alteraciones y patologías que se presentan en el paciente a valorar. 

En un adulto en condiciones normales, lo adecuado sería cumplir con 8h de sueño y 16 de vigilia, ya que esas son las horas de sueño que nuestro organismo necesita para que el mecanismo reparador trabaje adecuadamente. 

Existen diversos trastornos del sueño entre los cuáles, los más comunes en el paciente con fibromialgia son la dificultad para iniciar el sueño o la dificultad para mantener el sueño, despertarse pronto y no poder volver a dormir o levantarse cansado. 

¿Cómo afectan los trastornos del sueño al paciente con fibromialgia? 

Es común que los afectados por fibromialgia padezcan además algún trastorno del sueño, como hemos comentado antes, frecuentemente, la falta de sueño puede generar dolores inespecíficos y más corriente es que el dolor pueda despertar a alguien que lo padezca. 

Según diversos estudios, un elevado porcentaje de personas con fibromialgia no llegan a las fases de sueño profundo o se despiertan continuamente interrumpiendo así la fase REM y de esta manera, cuánto peor es la calidad del sueño más empeoran los síntomas como el dolor, la fatiga y los problemas cognitivos o anímicos.  

Los sistemas nerviosos simpático y parasimpático son los que se encargan de mantener el equilibrio entre la relajación y actividad del organismo. El sistema nervioso simpático trabaja cuando estamos activos y el parasimpático mientras dormimos en las fases de relajación, no obstante, en el caso de las personas con fibromialgia, el sistema neurovegetativo está alterado y esto hace que estén más tiempo en fase simpática y alerta dificultando que el sueño sea reparador y descansen adecuadamente por la noche. 

¿Cómo mejorar la calidad del sueño?  

Existen diversos factores que intervienen en la regularización del ciclo del sueño y para ello será importante establecer ciertas pautas de ‘’higiene’’ del sueño. Para ello, habrá que tener en cuenta algunas cuestiones: 

  • La melatonina es la hormona encargada de iniciar el proceso de sueño, la secreta nuestro cerebro desde la glándula pineal y requiere de un entorno oscuro para producirla. 
  • La alimentación es muy importante y el alcohol, cafeína y ciertos estimulantes afectan al sueño. 
  • Al realizar actividad física activamos la musculatura y como después tendrá que relajarse nos facilita conciliar el sueño. 
  • Los cambios ambientales influyen en el sueño. 
  • Los pacientes con fibromialgia, tienen alta sensibilidad del sistema nervioso y esto puede causar excitarse con determinados químicos o con los campos electromagnéticos y alterar el proceso de sueño. 

Andulación y trastornos del sueño

La Andulación es una propuesta de tratamiento eficaz para tratar estos trastornos puesto que la terapia aporta una relajación intensa y duradera que nos facilitará conciliar el sueño y mantenerlo. Además de esto, la activación circulatoria y metabólica que se lleva a cabo durante el tratamiento, actúa como refuerzo positivo a la secreción de endorfinas y de esta forma aumenta los niveles de melatonina que es la hormona relacionada con el sueño y ayuda a disminuir así los estados del insomnio.

¡Rompamos la rueda del dolor y los trastornos de sueño!

iXalud

Escribir un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos se marcan con *

iXalud.es | Logotipo 2
iXalud.es | Logotipo 2

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

iXalud © 2021 | Todos los derechos reservados | Página web creada por escaparaweb.es

iXalud © 2021 | Todos los derechos reservados | Página web creada por escaparaweb.es

Whatsapp contacto iXalud