Día mundial dePatologíasDía mundial de la esclerosis múltiple

30/05/2022por iXalud0

El 30 de mayo celebramos el día mundial de la esclerosis múltiple este año bajo el lema “La persona con esclerosis múltiple, en el centro” se pretende sensibilizar a la población acerca del impacto que tiene esta enfermedad crónica, heterogénea y cambiante en las vidas de aquellos que la padecen y sus familias.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad crónica del Sistema Nervioso Central, se trata de una de las enfermedades neurológicas más comunes entre la población de entre 20 y 30 años a nivel mundial. Se trata de una enfermedad autoinmune en la cual, las células del sistema inmunológico encargadas de protegernos de las infecciones causadas por los microorganismos externos, reaccionan, de forma errónea, contra estructuras propias del organismo. En el caso de la esclerosis múltiple, el sistema inmune ataca a la mielina que se encuentra en el cerebro y la médula espinal. No es una enfermedad contagiosa, hereditaria ni mortal, pero se trata de una enfermedad impredecible y neurodegenerativa que puede progresar hasta producir algún grado de discapacidad.

Síntomas de la esclerosis múltiple

Algunos de los síntomas más comunes de la esclerosis múltiple son la fatiga, problemas de equilibrio, dolor, alteraciones visuales y cognitivas, dificultades del habla y temblores.

Los síntomas pueden ser muy variados. Los episodios pueden durar días, semanas o meses. La fiebre, los baños calientes, la exposición al sol y el estrés pueden desencadenar o empeorar dichos episodios.

Los nervios en cualquier parte del cerebro o la médula espinal pueden resultar dañados. Debido a esto, los síntomas de la EM pueden aparecer en muchas partes del cuerpo.

Podemos separar los síntomas en 7 grupos diferenciados:

Musculares:
  • Pérdida del equilibrio
  • Espasmos musculares
  • Entumecimiento o sensación anormal en cualquier zona
  • Problemas para mover los brazos y las piernas
  • Problemas para caminar
  • Problemas con la coordinación y para hacer movimientos pequeños
  • Temblor en uno o ambos brazos o piernas
  • Debilidad en uno o ambos brazos o piernas
Vesicales e intestinales:
  • Estreñimiento y escape de heces
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Necesidad y urgencia frecuente de orinar
  • Incontinencia
Oculares:
  • Visión doble
  • Molestia en los ojos
  • Movimientos oculares incontrolables
  • Pérdida de visión (usualmente afecta un ojo a la vez)
Entumecimiento, hormigueo o dolor:
  • Dolor facial
  • Espasmos musculares dolorosos
  • Hormigueo, sensación de picazón o ardor en los brazos y las piernas
  • Fatiga
Cerebrales y neurológicos:
  • Disminución del período de atención, de la capacidad de discernir y pérdida de la memoria
  • Dificultad para razonar y resolver problemas
  • Depresión
  • Mareos o pérdida del equilibrio
  • Pérdida de la audición
Sexuales:
  • Problemas de erección
  • Problemas con la lubricación vaginal
Habla y deglución:
  • Lenguaje mal articulado o difícil de entender
  • Problemas para masticar y tragar
SÍNTOMAS DE LA EM

Tipos de esclerosis múltiple

Existe un primer estadio de la esclerosis múltiple al que se conoce como síndrome clínico aislado (SCA), se trata del primer síntoma que sugiere que estamos ante un caso de esclerosis múltiple. Se trata de una afección individual y los síntomas variarán de una persona a otra. En algunas personas, los síntomas aparecen y desaparecen en forma de brotes. En otras, sin embargo, la aparición de los síntomas tiene lugar de forma progresiva. Por ello, podemos clasificar esta enfermedad en 4 tipos:

Recurrente remitente (RR). Se trata del tipo más común de esclerosis múltiple. En este caso, los síntomas ocurren en forma de brotes que aparecen durante un período de tiempo –días, semanas o incluso meses– y luego mejoran parcial o totalmente. En alguna ocasión, pueden dejar secuelas neurológicas. Representa el 85% de los pacientes.

Secundariamente progresiva (SP). En algunos casos, con el paso de los años, algunos pacientes desarrollan un empeoramiento neurológico progresivo, relacionado o no con los brotes. En estos pacientes, existe un curso inicial remitente recurrente, seguido de progresión no relacionada con los brotes. Tras 10 años de enfermedad, el 50% de los pacientes pasa del curso en brotes (remitente recurrente) a un curso secundariamente progresivo.

Primariamente progresiva (PP). En este tipo, la aparición de los síntomas tendrá lugar de forma progresiva, afectando especialmente a la marcha. Progresión de la enfermedad desde el inicio, con estabilizaciones ocasionales y mejorías menores temporales. No presentan brotes. Representa el 15% de los pacientes con esclerosis múltiple.

Progresiva recidivante (PR). Enfermedad progresiva desde el inicio con brotes durante su evolución posterior. Muy infrecuente.

Causas y factores de riesgo

Lamentablemente, a día de hoy no se sabe realmente qué causa la esclerosis múltiple, pero si se han indicado diversos de los factores de riesgo:

Edad. La mayoría de las personas reciben un diagnóstico entre los 20 y 40 años.

Sexo. La mayoría de las formas de esclerosis múltiple tienen el doble de probabilidades de afectar a las mujeres que a los hombres.

Factores genéticos. La susceptibilidad puede transmitirse a través de los genes, pero los científicos creen que también se necesita un desencadenante ambiental para que se desarrolle la esclerosis múltiple.

Fumar. Los fumadores parecen tener más probabilidades de desarrollar esclerosis múltiple.

Infecciones. La exposición a virus, como el virus de Epstein-Barr (VEB) o la mononucleosis, puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle esclerosis múltiple, pero no hay investigaciones que hayan demostrado un vínculo definitivo.

Deficiencia de vitamina D.  Algunos expertos creen que los niveles bajos de vitamina D pueden afectar la forma en que funciona el sistema inmunitario.

Deficiencia de vitamina B12. El cuerpo usa vitamina B cuando produce mielina. La falta de esta vitamina puede aumentar el riesgo de enfermedades neurológicas, como la esclerosis múltiple.

Es posible que no exista un desencadenante único para la esclerosis múltiple, pero pueden contribuir múltiples factores.

Tratamiento

A día de hoy, por desgracia, no se conoce cura para la esclerosis múltiple, pero existe un tratamiento disponible que puede:

  • Retardar la progresión y reducir el número y la gravedad de las reincidencias
  • Aliviar los síntomas

Algunas personas también utilizan terapias complementarias y alternativas, pero en estos casos, habitualmente lo que estaremos es tratando algunos de los síntomas y no la propia enfermedad.

Andulación y esclerosis múltiple

La Andulación es un tratamiento que gracias a su efecto estimulante sobre la circulación y el metabolismo, el organismo recibe el oxígeno y nutrientes necesarios permitiendo que la musculatura se descontracture y mejore la limitación articular. Además de esto, su efecto sobre el sistema linfático facilitará la eliminación de los residuos metabólicos y otras substancias tóxicas o nocivas del organismo.

Será un estupendo aliado para mejorar nuestra calidad de vida y algunos procesos digestivos gracias a su intensa estimulación a nivel metabólico.

El uso regular de esta terapia biofísica aumenta la resistencia al estrés y detiene sus efectos dañinos y ralentiza la evolución de determinados síntomas 

No te rindas, juntos somos más fuertes

iXalud

Escribir un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos se marcan con *

Whatsapp contacto iXalud