AndulaciónHábitos saludablesPatologíasRetención de líquidos: Causas y prevención

28/01/2022por iXalud0

La retención de líquidos es un problema que afecta a muchos debido a que somos agua en un elevado porcentaje. Cuando los niveles de agua se desestabilizan, nuestro organismo intentará retener líquidos para así desarrollar correctamente las funciones vitales de nuestro organismo y de esta forma, es probable que nos sintamos más pesados e hinchados cuando dicha retención es excesiva. Existen causas diversas y será fundamental detectar el origen para tratar esta patología adecuadamente.

¿Qué es la retención de líquidos?

Edema es el término médico con el cual nos referimos a la acumulación excesiva de líquido bajo la piel. Las zonas más afectadas suelen ser las piernas y los pies, aunque también puede darse en párpados, cara y manos o de una forma generalizada.

Dentro de nuestro organismo, el agua está distribuida en diferentes compartimentos, se almacena en el plasma, y dentro y fuera de las células. Cuando el equilibrio existente entre el agua del interior y exterior de las células se rompe aumenta la cantidad de líquido extracelular y se produce la retención de líquidos formando los edemas.

Se denomina edema a las zonas donde se ha producido la retención de líquidos. Esta zona a menudo no solo se presenta hinchada, sino que a menudo, la piel suele estar más tensa y brillante. Al presionar con el dedo podremos notar como se queda marcada la huella sobre la piel y desaparece de forma progresiva. La retención de líquidos se acompaña además de una excesiva retención de sodio y agua en los riñones y por ello, aunque no se considera una patología por sí misma, puede ser síntoma de una gran variedad de patologías que pueden llegar a ser graves.

Causas

Como hemos indicado en el punto anterior, la presencia de edema suele ser el síntoma de la presencia de ciertas patologías y por ello, nos disponemos a nombrar algunas de sus causas.

Entre las causas benignas, una de las más frecuentes a descartar es la ingesta de determinados fármacos, sobre todo, antihipertensivos y antiinflamatorios de uso común. Además de esto, las mujeres durante la gestación o en fase premenstrual también suelen retener líquidos a causa de los cambios hormonales y hemodinámicos.

Por otro lado, existen casos en los que la causa del edema sí que es grave y habrá que actuar lo más rápido posible. Las causas más comunes son la insuficiencia cardíaca, la cirrosis hepática, el hipotiroidismo, el síndrome nefrótico y la insuficiencia renal. En cualquiera de estas situaciones deberá dirigirse al médico o a su especialista para iniciar el tratamiento adecuado.

Otras causas que pueden provocar retención de líquidos y que podemos evitar son:
Malos hábitos alimentarios
Hidratación insuficiente
Sedentarismo

Síntomas

Los edemas pueden tener una distribución local, regional o generales.  Los edemas inflamatorios, por lo general, son dolorosos, están calientes y tienden a tener un tono rojizo. Los síntomas más habituales son:

  • Hinchazón
  • Piel estirada o brillante
  • Fóveas
  • Sensación de pesadez
  • Aumento de peso sin causa aparente
  • Aumento del perímetro abdominal

Prevención para evitar la retención de líquidos

En otra entrada del blog comentamos los síntomas de la pesadez de las piernas que en muchos casos van acompañadas de retención de líquidos, podéis acceder a esa entrada aquí para consultar si en vuestro caso esa es la zona que se ve afectada. A continuación os facilitamos algunos otros consejos generales para su prevención:

  • Reducir la ingesta de sodio, reduciendo el consumo de alimentos ricos en sal.
  • Aumenta la ingesta de alimentos ricos en potasio, consumiendo una dieta rica en frutas y verduras. El aumento de la ingesta de potasio disminuye la tensión arterial en adultos.
  • Hidratarse correctamente para evitar un desbalance hídrico en el organismo. Se debe beber en torno a 2,3 litros de agua al día.
  • Evitar el sedentarismo. Optar por un estilo de vida saludable, realizando actividad física de manera regular.
  • Mantener las piernas elevadas por encima del corazón.
  • Evitar estar sentados durante periodos de tiempo muy largos.

Tratamiento de los edemas

El tratamiento de los edemas si son leves suele ser innecesario puesto que suele desaparecer por sí solo si mantenemos las piernas por encima de la altura del corazón. En casos más graves o severos, es posible que su doctor le prescriba algunos medicamentos diuréticos con la finalidad de ayudar al cuerpo a expulsar el exceso hídrico a través de la orina. Será además necesario tratar la causa de la retención para obtener resultados a largo plazo.

Existen además ciertas medidas que también pueden ayudar a disminuir el edema y evitar que vuelva a aparecer, aunque desde aquí vamos a nombrar algunas de ellas, será importante comentar su caso concreto con su especialista para que le pueda indicar la opción más adecuada a su historial médico.

Movimiento: Mover y usar los músculos de la parte del cuerpo afectada por el edema puede facilitar el bombeo para el retorno de exceso de líquido.

Elevación: Mantener la parte inflamada elevada por encima del corazón facilitará su retorno y evitará la acumulación de líquido.

Masajes: Masajear enérgicamente la zona afectada hacia el corazón puede ayudar a reabsorber el exceso.

Compresión: Se utilizan una vez controlada la inflamación de la zona a tratar para evitar que se vuelva a acumular líquido en la zona.

Protección: Evitar las lesiones en la zona para así impedir que nos veamos afectados por inflamaciones externas.

Drenaje linfático manual
Medias compresivas

Andulación y retención de líquidos

Si tenemos en cuenta que la terapia de Andulación actúa realizando pequeños cambios en nuestro organismo y que los principales cambios se producen gracias a la estimulación y movilización de los líquidos del cuerpo podemos asegurar que se trata de una terapia efectiva para trabajar problemas de retención de líquidos.

El calor por infrarrojos ayudará a dilatar los vasos sanguíneos y hacer más fácil el paso de la sangre por ellos, además de esto, las vibraciones mecánicas actuaran como un potente bombeo evitando que los líquidos se acumulen en exceso y facilitando además del retorno al corazón.

Conoce la causa y ponle freno.

iXalud

Escribir un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos se marcan con *

Whatsapp contacto iXalud