AndulaciónPatologíasClaves para entender la fibromialgia

09/11/2021por iXalud0

Desde iXalud una vez más dedicamos unas palabras a acercar la fibromialgia a todos para poder acompañar a aquellos que la padecen y así hacer más llevadera su sintomatología. Os dejamos unas claves para entenderla.

Breve introducción a la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica que genera un dolor musculoesquelético generalizado con unos estímulos dolorosos por debajo del umbral que suele causarlos, es decir, se perciben como dolorosos estímulos que no deberían serlo.

El dolor suele ser más intenso en las áreas musculares y no solo se muestra hipersensibilidad ante un contacto físico, sino que también puede generarlo un cambio brusco en la temperatura. También se relaciona la fibromialgia con otros trastornos tales como la fatiga o cansancio generalizado, dolor articular acompañado de rigidez matutina, trastornos en el sueño y afectación emocional, estrés, ansiedad o decaimiento.

¿A quién afecta la fibromialgia?

La fibromialgia afecta a más de un millón de personas solo en España, eso equivale a un 2,4% de la población de la cual casi un 85% son mujeres entre 25 y 50 años. Es una patología difícil de diagnosticar y fácil de confundir con otras enfermedades.

Según un estudio realizado en 2014, el 70% de los pacientes atendidos por fibromialgia en centros de atención primaria coincidió en el hecho de presentar múltiples dificultades para rendir en el trabajo, pero solo un 23% se encuentra en situación de invalidez permanente, un 19% se ha visto obligado a cambiar de trabajo y un 66% ha tenido que reducir su jornada o cambiar las tareas que desempeñaba.

Puntos clave para detectar la fibromialgia

Lamentablemente, nos encontramos ante una patología en la que muchos se muestran escépticos, incluyendo al personal sanitario que debe diagnosticar la propia enfermedad.

No existe una prueba médica concreta que confirme la sospecha de padecer fibromialgia. De esta manera, el médico, durante la exploración física deberá realizar una presión sobre los 18 llamados puntos gatillo y se podrá determinar que estamos ante un caso claro de fibromialgia si el paciente tiene activos por lo menos 11 de esos 18 puntos.

En casos menores, también se propone diagnosticar la patología en aquellos casos en los que están activos al menos 5 de los puntos sensibles y, además, los síntomas empeoran con cambios atmosféricos, ejercicio físico o con estrés/ansiedad, el sueño no es reparador y se siente una fatiga generalizada y todo esto se acompaña de dolores de cabeza, parestesias y sensación de inflamación.

18 PUNTOS FM

Los puntos sensibles o puntos gatillo

El dolor muscular de los pacientes con fibromialgia está asociado directamente a los puntos gatillos que se clasifican como:

Activos: Cuando son la causa directa de la dolencia.

Latentes: Cuando causan dolor al realizar ciertas maniobras o movimientos y pudiendo activarse bajo estrés, sobreuso, estiramiento…

Primarios: No existe una causa directa que lo produzca.

Secundarios: Directamente relacionados con un atrapamiento nervioso o radiculopatía.

Satélites: Cuando a falta de ser tratados comprometen a estructuras cercanas.

Como hemos comentado anteriormente, el paciente con fibromialgia tendrá al menos 11 de los 18 puntos activos y podrá tener el resto también afectados de forma latente y existiendo la posibilidad de que el dolor se vea irradiado a otra zona y se pueda confundir con un dolor radicular siendo posible que aparezcan déficits motores o sensitivos.

¿Quién trata la fibromialgia?

Puesto que, la fibromialgia es difícil de tratar, se suelen tener mejores resultados si el tratamiento es multidisciplinario. Algunos especialistas que forman parte del tratamiento de la fibromialgia son médicos de cabecera, internistas generales, reumatólogos, fisioterapeuta, entre otros. Algunas ciudades cuentan con clínicas para el dolor donde se puede obtener tratamiento específico para la fibromialgia.

Causas o diagnóstico

El origen de la fibromialgia está relacionado con diversos factores desencadenantes:

Genéticos: En muchos casos, se trata de una patología hereditaria, predispone a la persona a aumentar su riesgo a padecerla.

Infecciones: Pueden agravar o predisponer a sufrir fibromialgia.

Trauma físico o emocional: Cuando se desencadena a raíz de un traumatismo como un accidente automovilístico o por estrés psicológico.

Puesto que muchos de los síntomas de la fibromialgia son frecuentes en otras patologías dar con el diagnóstico puede alargarse.

Algunos criterios que pueden ayudar a orientar el diagnóstico de la fibromialgia son:

  • Dolor generalizado con una duración superior a 3 meses.
  • Presencia de síntomas tales como fatiga, cansancio al despertarse o dificultad para pensar.
  • Ausencia de otra enfermedad que sea el origen de los síntomas.

Prevención

En el caso de la fibromialgia la prevención se verá limitada a reducir o evitar la gravedad de los síntomas. Algunas medidas a tener en cuenta:

  • Será importante una detección precoz de la patología para adecuar correctamente el tratamiento a las dolencias.
  • Imprescindible tratar también los trastornos en el ánimo.
  • Necesario establecer una rutina de sueño que permita mantener controlados los episodios de insomnio.
  • Tratar o controlar las situaciones de estrés.
  • Control de ritmo y manejo adecuado de las cargas físicas y /o mentales.

Tratamiento

A día de hoy no existe un tratamiento o cura para la fibromialgia por esta razón, el objetivo será controlar el dolor con el fin de mejorar la calidad de vida de quien los padece. En la mayoría de los casos, el tratamiento pues será una combinación de fármacos, un cambio a unos hábitos más saludables y algunas terapias.

Farmacológico

Analgésicos. Los analgésicos, se utilizan para aliviar el dolor.

Antidepresivos. Los antidepresivos se utilizan para combatir el dolor y el cansancio.

Anticonvulsivos. Ayudan a reducir ciertas dolencias. La pregabalina es el primer medicamento para el tratamiento de la fibromialgia.

Somníferos. Logran que la persona duerma mejor y con el descanso mejorar los síntomas de la fibromialgia.

fármacos
Terapias

Fisioterapia. La fisioterapia se enfoca a mejorar mediante ciertos ejercicios la fuerza, la flexibilidad y la resistencia de la musculatura.

Terapia ocupacional. Algunos ajustes posturales pueden colaborar a una mejoría en el entorno laboral.

Terapia psicológica. Enfocada a combatir el estrés y ansiedad que puede causar la fibromialgia.

Acupuntura. La acupuntura se utiliza para aliviar el dolor y la rigidez, disminuye la fatiga y contribuye al bienestar del paciente.

Andulación. Se utiliza para mejorar la circulación y así aliviar las dolencias musculares y la rigidez articular y además se utiliza para mejorar el patrón de sueño y reducir el estrés y ansiedad.

Mejora del estilo de vida

Disminución del estrés. Tratar de relajarse y controlar la ansiedad ayudan a. mejorar los síntomas de la fibromialgia. Las técnicas de relajación y ejercicios de control respiratorio pueden ayudar.

Dormir bien. Establecer una rutina de sueño es muy favorecedor para adaptar al organismo y exprimir al máximo las horas de sueño.

Actividad física. Realizar un mínimo de actividad física diaria tiene efectos positivos, aunque en primera instancia puedan resultar costosos. Caminar, nadar o ir en bicicleta son buenas opciones.

Dieta equilibrada. Mantener un peso adecuado ayudará a disminuir el dolor, la ansiedad y reducir el riesgo de sufrir patologías asociadas.

No estás solo en este camino, si quieres, desde iXalud podemos acompañarte.

iXalud

Escribir un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos se marcan con *

Whatsapp contacto iXalud