AndulaciónPatologías¿Qué son las arañas vasculares y por qué salen?

14/01/2023por iXalud0

Las arañas vasculares a menudo representan la primera fase de una insuficiencia venosa, una enfermedad reconocida por la aparición de varices causada por un mal funcionamiento de las venas al llevar la sangre desde los capilares hasta el corazón.

¿Qué son las arañas vasculares?

Las arañas vasculares aparecen en la superfície de la piel en forma de líneas finas azuladas o rojizas ya que habitualmente afectan a los capilares sanguíneos. No son más que una forma leve de variz que suele aparecer en piernas o pies y que aunque en la mayoría de casos no son dolorosas y parecen un tema meramente estético, no debemos olvidar que son un signo de alerta de que existe algún problema a nivel circulatorio y que si no se trata o se previene puede terminar convirtiendose en un problema más grave llegando a causar dolor y malestar además de otras complicaciones vasculares.

pesadez piernas

Síntomas

Los síntomas de las arañas vaculares dependen mucho de cada caso, en algunos casos, no causan ninguna moléstia y únicamente consiste en la aparición de esos vasos sanguíneos  finos y retorcidos de color morado o azulado que aparecen comunmente en piernas y tobillos.

Cuando también se presentan moléstias o síntomas, los más comunes son un dolor más o menos intenso en las piernas, sobre todo localizado en la parte baja y las pantorrillas acompañado habitualmente de sensación de pesadez, inflamación, calambres, hormigueos y picor. Debemos prestar especial importancia a:

Fatiga y sensación de pesadez: debida a la acumulación de sangre en el sistema venoso más superficial y varia en función de la persona. Puede describirse como un entumecimiento o como una sensación similar a la de las agujetas.

Inflamación y edemas: son fáciles de detectar, normalmente se localiza visiblemente en la zona de los tobillos como una inflamación que tiene origen en el cúmulo de sangre dentro de las venas dilatadas.

Otras complicaciones: Si no tratamos a tiempo una insuficiencia venosa, puede pasar de ser una afección temporal para avanzar hasta convertirse en una insuficiencia venosa compensada (edemas) o incluso crónica (varices).

Factores de riesgo

Existen diversos factores de riesgo que pueden empeorar la sintomatología de esta afección llegando a suponer un problema de insuficiencia venosa entre ellos destacamos:

Edad: Con el paso de los años, las venas se van deteriorando y no realizan un retorno venoso optimo, por este motivo, se recomienda realizar un tratamiento preventivo incluso en los casos en que no se manifiestan síntomas.

Sexo: Diversos estudios demuestran que se trata de una afección que tiene mayor incidencia en mujeres afectando al sexo femenino hasta 5 veces más que al masculino. Esto se puede agravar más en casos de embarazo o ingesta de anticonceptivos orales.

Altura: Cuanto mayor sea la altura, mayor será el esfuerzo contra gravedad a realizar a la hora de hacer el retorno venoso des de las extremidades inferiores al corazón.

Genética: Mayor incidencia en casos con antecedentes familiares.

Prevención

Algunos especialistas recomiendan tratar la insuficiencia venosa como parte fundamental de su prevención evitando los posibles factores de riesgo que puedan modificarse como la obesidad, evitando las posiciones estáticas mantenidas y la exposición directa al sol.

Otros factores de riesgo evitables a comentar incluyen los problemas de tránsito intestinal como el estreñimiento puesto que ejerce un aumento de la presión abdominal que dificulta el retorno, utilizar ropa demasiado ajustado que ejerza presión y dificulte el bombeo y algunas terapias hormonales.

Desde iXalud os proponemos algunos consejos que serán grandes aliados para combatir esta patología:

  1. Elevar las piernas para mejorar el retorno venoso.
  2. Evitar las prendas ajustadas que dificulten el la circulación sanguinea.
  3. Mantener una dieta sana y equilibrada.
  4. Tratar de no permanecer en la misma posición estática durante largos periodos de tiempo.
  5. Dar paseos o practicar ejercicio como la natación.
  6. Darse duchas de contraste.
Consejos mejorar circulación piernas

¿Cuándo debo acudir al especialista?

Cuando existe dolor o sensación de fatiga en piernas que también cursa con edema, puede ser una clara señal de que el problema debería ser revisado por un médico. Aquellos casos en los que ya se ha sido diagnosticado anteriormente de problemas cardiovasculares, renales o hepáticos, se tienen antecedentes de trombosis venosa profunda o se sigue algún tratamiento con antihipertensivos, siempre deberíamos acudir a nuestro especialista a la mínima sospecha de cualquier síntoma para evitar posibles complicaciones con las patologías ya existentes.

Otras señales que deberían alertarnos de que algo no va bien es si sentimos dolor al caminar o en la palpación.

Tratamiento

En primera instancia, aunque resulte paradójico, el dolor e hinchazón generalmente empeoran al estar de pie o en movimiento y mejoran cuando estamos parados o sentados, pero precisamente para mejorar la sintomatología es necesario evitar aquello que en principio nos resulta un alivio puesto que como ya hemos comentado anteriormente el sedentarismo es un factor de riesgo. Las primeras indicaciones para mejorar estos síntomas serán pues ejercitar de forma suave las piernas, ya sea dando un paseo y realizando algún ejercicio suave ya que esto nos ayudará a activar la musculatura y que ésta ayude a bombear los líquidos de nuevo al corazón y mejorar la retención existente.

También se recomienda utilizar medias compresivas o de descanso para facilitar la disminución de la hinchazón de la zona afectada y mejorar la funcionalidad del retorno venoso. Es importante elegir la compresión, talla y modelo adecuados, ya que será distinto para cada paciente, por lo que es esencial que las recomiende siempre un profesional sanitario.

También cabe la posibilidad que nuestro médico nos prescriba un tratamiento farmacológico para la mejora de la circulación o en casos más severos sea necesario recurrir a una cirugía vascular que será la última opción siempre que no haya funcionado otra cosa.

Andulación como tratamiento

Gracias a los 3 principios básicos con los que actúa, la Andulación es un tratamiento eficaz para los problemas vasculares desde la primera sesión de tratamiento. Partiendo de una posición ergonómica en decúbito supino (tumbado boca arriba) con las piernas ligeramente elevadas (por encima del corazón) no solo favorecemos el retorno venoso, sino que además la zona lumbar se corrige para evitar cualquier tensión que pueda existir.

A esta posición más que idónea para el tratamiento se le unen unas vibraciones mecánicas que ayudarán a bombear y conducir el riego sanguíneo de vuelta al corazón evitando que se acumule la sangre en las venas.

Además de activar el sistema circulatorio, actúa también como un estimulador del sistema linfático ayudándonos no solo a eliminar toxinas sino también los resultados de los procesos metabólicos y ayudándonos a fortalecer las defensas del cuerpo.

Finalmente, también dispone de un programa de reflexología podal que será de gran utilidad para activar y vasodilatar de forma indirecta a la zona a tratar todo el riego sanguíneo para dotar de oxígeno y los nutrientes necesarios las piernas desde su extremo más distal, el pie.

No te estanques, muévete por tu salud.

iXalud

Escribir un comentario

Tu email no será publicado. Los campos requeridos se marcan con *

Whatsapp contacto iXalud